Hay remolinos en el universo.
A Venus se le ha quebrado su ruta diamantina.
Esparce su influencia frente al sol.
Camina sobre las nubes enamoradas.
Suplico alcanzar su polvo mágico,
Polvo divino de  amores bendecidos por el astro.
Lograr  felicidad donde otros pusieron lágrimas.

La luna elevará los mares,
Y ese flujo divino que despide el lucero
se prestará al mundo para el amor perfecto.
Venus, estrella diosa de las maravillas,
Lógrame el conjuro con tus rayos
para alcanzar la luz que derrama en el alma
Y  lograr hechizarlo,
Porque mis propias fuerzas se han perdido
y  duelen los recuerdos.

Carmen Amaralis Vega Olivencia