Soy la isla hecha de gracias y tristezas,
de cascadas me visto,
por los valles de mi cuerpo corren ríos,
impetuosos ríos que se desbordan de amor,
ríos que suplican que un milagro te devuelva a mis riveras,

Tengo bosques espesos donde se pierden las ganas,
oscuros bosques de pasiones recias.

Tengo escondidos nidos donde a veces se escuchan trinos alegres,
otras solo silbidos de ausencias y abandono.

Esta isla que me habita es hermosa,
baila y canta al ritmo de tambores,
y se baña con las lluvias recias de tormentas bravas,
tormentas que arrancan las raíces del dolor,
que limpian la sangre en remolinos
logrando que los espirales de miserias se alejen pronto.

Esta Isla que flota por mi piel es morena, es rubia, es trigueña.

Le brilla siempre el sol.

Si la tocas con tu boca se quedarán en tus labios
los sabores de guayaba, canela y ron,y ese agridulce que despierta desbordada la pasión.

Soy la isla.


 


Carmen Amaralis Vega Olivencia
www.carmenamaralis-vega.com.ve