No te merezco, no te puedo amar.
Mi maldito corazón ya está ocupado,
hace mucho tiempo y  sin remedio.

Revienta de amor por la sombra de otro ser.

Carga el recuerdo de todo lo divino
Y suspira amedrentado por angustias viejas.

Camino sobre las rutas del pasado,
Busco enloquecida los rastros del ayer,
Y nubes de felicidad pasada se cuelgan de mis ramas,
se enredan en mi cuerpo viejo,
en mis ganas viejas.

No te puedo amar,
Palpitan en mi pecho pasiones tormentosas.

Tu amor me castiga,
Es que me puedo ver pura en tu diáfana mirada
sintiendo escalofríos y tristeza.

Tus deseos penetran ansiosos por mis grietas
buscando el elixir del cariño,
la dulzura de mis besos.

De esos besos que solo te puede ofrecer mi boca
abierta de desesperanza.

Trato de decir tu nombre
Y otro nombre se me escapa.

Este fantasma que me habita siente miedo
de rendirse al aura de tu amor
Y ser feliz,
pero esa maldita sombra no se aleja.

Me perseguirá hasta la eternidad.

 


Carmen Amaralis Vega Olivencia
www.carmenamaralis-vega.com.ve