Sigo amando,
Vuelvo a amar.
Qué más da si hoy duele
mi amor de ayer.
Ese que lastimó mi delicado ego.
El que dijo que era mío hasta la muerte.
Si, claro, hasta la muerte de su amor.
Hoy estoy lista para volver a amar.
No creo en lutos falso.
Mi corazón lo pide a gritos-
Ama, ama, ama…
Que los amores nuevos florecen
en estiércol duro,
en el fermento que dejó
el aliento imperfecto de otros labios,
resecos y muertos
de equel viejo amor de ayer.
Vuelvo a querer amar
porque los besos nuevos
volverán a saber a frutas frescas,
a cerezas rojas,
a nísperos,
a glorias.
Y un nuevo brillo encenderá
mi antorcha
con el hambre infinita del amor,
porque nací para amar,
y  tengo la intención
de seguir amando
hasta que muera y
mis huesos renazca en flor.

Carmen Amaralis