Ahí, tirada sobre la vida y la muerte,
un susurro me habla del rubor de las caricias,
y se levantan las pasiones escondidas debajo de la piel
creando espirales de luz.

Un vendaval recorre el lugar de los encuentros,
sedientos encuentros de misterios y de gozos.

Suspiros de desvelos invaden el espacio multicolor.

Hago hueco para ardores nuevos.
Se bifurca el miedo de coger la ruta equivocada,
la que lleva al precipicio,
la que termina de arrancar la pálida sonrisa de mis labios
colocando muecas que espantan a los ángeles que me miran.

El sarcasmo está hecho de memorias absurdas
donde el dolor desvestía los recuerdos de ti.

No estás, no llegas,
Tengo miedo de la ruta escabrosa de tu ausencia.

El dolor del vacío se hace grande en mis manos
y los fractales dejan de importar.

Me derramo tirada sobre el rojo de la vida
esperando que el milagro de tu mirada
me devuelva las ganas de vivir.


Carmen Amaralis Vega Olivencia
www.carmenamaralis-vega.com.ve