No basta decirte que te extraño,
Un rosal de tristezas me acompaña,
Un pesar  va doliendo en espirales
Y suplica que te acerques,
Que me beses,
Que me envuelvas en tus brazos
Y me abraces tan fuerte
Que nos duela.

Cómo será, no sé, estoy pensando
sacarle inspiración a esta tristeza.

Ir  volcando  el corazón en llanto,
tanto llanto que ahogue esta dolencia
de saber que  te quiero y que me quieres
y no hay forma de romper la ausencia.

 

 

Carmen Amaralis Vega