Crónica de un viaje al mundo de los Libros en Republica Dominicana
(FIL 2014 Santo Domingo)


Es increíble como dos Islas tan vecinas puedan ser tan diferentes en actitudes y maneras de expresar sus alegrías y sus penas. De Mayagüez, Puerto Rico llegué a Santo Domingo cargando dos maletas, una con la ropa para una semana y otra con libros, muchos libros. Coloqué diez libros de cada una de mis ocho publicaciones. Los quería regalar a los participantes de La Feria Internacional del Libro 2014 en Santo Domingo.

Santo Domingo es una gran capital caribeña, con gentes muy amables, serviciales, alegres, bellos. Donde quiera que miraba veía ojitos color miel. Una invasión de niños por todas partes me hacía detenerme y fotografiar caritas con ojos muy curiosos. Tocaban los libros en los más de doscientos stand de editoriales y libreros. Compraban pasatiempos, libros de colorear, historias del Principito, pero sobre todo, preguntaban, querían saber de los autores. Me sentí importante al notar las caritas de admiración cuando les decían que yo era una escritora invitada del extranjero.
Mi primera participación fue  dictar una conferencia sobre Poesía y Ciencia en La Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra. La directora del Centro Avanzado de Estudios Caribeños, Dra. Mu Kien Sang, convocó a los miembros de su facultad, y decididamente esta elegante señora tiene un gran poder de convocatoria. Al hermoso patio interior del edificio general de dicho centro llegaron profesores de variados campos del saber: filósofos, antropólogos, químicos, físicos, matemáticos, poetas, por mencionar algunos. Uno por uno fueron presentándose. Y sentí una alegría muy grande en mi corazón. Supe inmediatamente que compartir con ellos mis inquietudes como científica y poeta sería una experiencia fecunda y enriquecedora, profunda y sublime a la vez. Y así fue. El conversatorio después de la presentación con imágenes del universo, fractales y colores fue excelente. Aprendí mucho de ellos. Esa noche culminó con una exquisita cena en un elegantísimo restaurante de comida libanesa. Una maravilla de sabores y olores dieron clausura a una noche esplendorosa en compañía inolvidable.

Lo próximo en mi agenda era participar de una mesa redonda con otros siete poetas del Caribe: Martinica, Haití, Panamá, Santo Domingo y Puerto Rico. Cada uno tuvo la oportunidad de leer varios de sus poemas y prosas líricas, pero lo que puso una nota de magia y sentimiento fue una poesía coreada entre dos haitianos simbolizando la separación por el mar del africano desgarrado de sus tierras y traído como esclavos a estas islas. Un joven con una falda de mar azul se contorsionaba mientras una niña lloraba el desgarro de la esclavitud. Yo, que soy hipersensible, lloré amargamente, aunque no pudiera entender perfectamente el dialecto francés de los artistas, pero si sentir el dolor dibujado en los rostros de los intérpretes.

Pasadas esas horas de intensas emociones, luego disfruté del concierto de Pablo Milanés en el teatro Nacional de Santo Domingo. Un súper espectáculo musical, con una orquesta fuera de este mundo. Y Pablo cantando todas sus canciones mejor que nunca antes. Un público frenético le acompañaba con las melodías y se podía tocar la energía que emanaba de aquel esplendido escenario. Esa noche me acosté sintiéndome plena y regalada al máximo. No tengo palabras para describir tantas emociones juntas. 

Pero aún faltaba mi tercera participación. El querido amigo Isael Pérez, director de la Editorial Santuario de Santo Domingo, organizó la presentación de mi más reciente libro de poesías y respuestas: Contrapuntos en Delirios, teniendo a cargo leer el prólogo escrito por la escritora venezolana Mireya Krispin, subdirectora de la Editorial Escarcha Azul de Venezuela, quien publicara este libro que recoge  poemas de carácter sensual y sus respectivas respuestas en prosas líricas escritas por Alberto Plaza, escritor de Lima, Perú.   Con sala llena leí varios de los poemas y mi duende leía cada respuesta correspondiente. Terminada la presentación el público adquirió el libro y me pidieron autografiarlo. Este detalle de autografiar libros siempre lo he considerado mágico, porque acerca a tus futuros lectores a las ansiedades de tu alma.

Entre acto y acto intercambié libros con escritores de muchos países: Panamá, Republica Dominicana, Cuba, Chile, entre muchos otros. Compartí con los organizadores de La FIL 2014 los señores Valentín Amaro y Pedro Antonio Valdez,  y amigos entrañables como Miguel Collado, al que conozco de otras Ferias en Mayagüez,  visité la Biblioteca Nacional acompañada de este maravilloso amigo y compartí con su director, el seños Diomedes Núñez Polanco, quien muy amablemente me obsequió varios libros y me pidió firmara el Registro de visitantes de Honor.  También asistí a muchísimas presentaciones de libros de excelentes  escritores de varios países.
Un momento inolvidable cuando asistí a la presentación del monologo de la vida de Minerva, escrito por la Dra. Mu Kien Sang. El monólogo tiene un carácter sumamente intenso, fuerte, doloroso, que te hace vivir el suplicio sufrido por esta familia a manos del dictador Trujillo. Felicito a la Dra. Sang por tan excelente libro y drama.

Concluyó la visita con un extraordinario concierto en Honor a la cantante dominicana fallecida recientemente, Sonia Silvestre. Más de una docena de cantantes del País rindieron un homenaje póstumo interpretando sus canciones en un ambiente muy emotivo. Se podía percibir el afecto grandísimo que todos los presentes sentían por esta admirada cantante que supo colocar sus canciones en todo el mundo hispánico.

Ahora regreso a mi hogar un tanto aturdida por tantas emociones y bellezas, tantos afectos de amigos nuevos. Retorno a mi santa rutina compartiendo con ustedes estos sentimientos nuevos que inundaron mi alma por una maravillosa semana en un fabuloso país.

Dejé atrás las huellas de mi alma, y aquí estoy nuevamente para ustedes.


Carmen Amaralis Vega Olivencia