A mi regreso, les digo:

He regresado de La República Dominicana, donde participe del V Congreso Internacional de La Liga Hostosiana de La Universidad Autónoma de Santo Domingo. Hermosa ciudad e impresionante Universidad, de casi 200,000 estudiantes. La Facultad de Filosofía estuvo presente, sobre cien maestros de secundaria ocuparon un auditórium bellamente decorado con flores y banderas y una delegación desde Puerto Rico de la Asociación de Damas del CAAM Hostosianas de Mayagüez.

Fue una semana cargada de fuertes emociones de todo tipo, intelectuales, sentimentales y pasionales. No se puede estudiar la vida de Eugenio María de Hostos sin que se despierten los sentimientos más puros de amor al servicio y a la Patria. Hombre grande de todos los tiempos, amado en Chile, Cuba, República Dominicana y Puerto Rico.

Hubo una misa y ofrenda floral en su panteón en el Mausoleo de La Patria en la parte histórica colonial de Santo Domingo. Allí se respira la historia de quinientos años en sus calles empedradas, sus estructuras de ladrillo y sus plazas con una vida propia como detenida en el tiempo.

No puedo describir el increíble sentimiento surrealista que viví al ver al bis-nieto del Prócer arrodillarse luego de tomar la comunión durante la misa, e inclinar su cabeza con sus brazos extendidos sobre la lápida del panteón, allí se quedó una largo tiempo en oración, y yo presencie´ en mi mente cómo un espiral de DNA subía de las cenizas a sus brazo y se alojaba en su corazón. Pude sentir el amor derramarse en el ambiente, y dos lagrimones se escaparon de mis ojos.

Ahora regreso con mi corazón repleto de alegría y agradecimiento a ese grupo de personas sabias que supieron hacernos sentir verdaderamente en nuestro hogar.

No he podido leer ni comentar en el Foro, pues las intensas lluvias afectaron mis líneas telefónicas y como consecuencia no tengo señal de internet en mi casa. Comencé a trabajar, las clases comenzaron, y para colmo el frio en el avión de regreso me congestionó y tengo un terrible catarro. Les aseguro que les extraño mucho, y prometo retomar mi participación entre ustedes, mis amigas y amigos.


Carmen Amaralis Vega Olivencia
www.carmenamaralis-vega.com.ve